Se necesita una sociedad para educar a un niño.

El aprendizaje de la lectura y de la escritura es, sin duda, fundamental para una escuela y sociedad inclusive y equitativa. En sociedades como la nuestra, en las que aún tenemos un porcentaje importante de niños en la pobreza, la alfabetización temprana se vuelve un imperativo ético.
El programa Queremos Aprender busca responder a este imperativo ampliando los alcances de la alfabetización a las dimensiones cognitivas y socioemocionales del desarrollo infantil para asegurar a todos los niños una trayectoria escolar satisfactoria.

El programa responde a los estudios realizados desde la Psicología del Desarrollo, la Psicología Cognitiva y las Neurociencias.
Se trata de una propuesta de enseñanza explícita, intensiva y sistemática que se caracteriza por:

• Una progresión en dificultad en las actividades planteadas.
• Articular el nivel inicial y el primario.
• Una perspectiva intercultural que incorpora las experiencias, lenguas y dialectos de los niños de diversas comunidades de argentinas.
• Atender a las capacidades planteadas en los diseños curriculares y a los indicadores de progresión de los aprendizajes (IPA, Ministerio de Educación).
• Responder a los principios del aprendizaje pleno, promover el desarrollo del pensamiento científico y tecnológico.
• Incorporar una propuesta ecológica de cuidado del Planeta
• Articular las prácticas del lenguaje con los contenidos de ciencias sociales y naturales.
• Adoptar el juego como recurso fundamental para la enseñanza en tanto genera una zona de desarrollo potencial.

Los materiales elaborados en el marco de este programa se organizan en secciones:

A través de estas secciones, los materiales incorporan actividades para la enseñanza y el aprendizaje de:

La comprensión y producción oral de diferentes tipos de textos: experiencias personales, cuentos, noticias, textos expositivos, cartas.

La lectura dialógica, un método sistemático de lectura en voz alta y diálogo alrededor del texto, se plantea como medio para el aprendizaje de estrategias de comprensión. Asimismo, el docente andamia la producción discursiva. Las estrategias de comprensión se enseñan en forma explícita en todas las situaciones de lectura dialógica. Por su parte, la automatización de la lectura de palabras, indispensable para que los niños comprendan el texto escrito, se logra a través de la práctica.

El vocabulario: los textos introducen gran variedad de palabras poco familiares cuyo significado el docente enseña para ampliar el vocabulario. Asimismo, se proponen actividades en las que las nuevas palabras se incorporan en otros contextos con el objetivo de consolidar el aprendizaje y profundizar el vocabulario, es decir, introducir las palabras en una red de relaciones.

El principio alfabético: la comprensión y la producción de textos requiere del reconocimiento rápido y preciso de las palabras, respectivamente. Este aprendizaje se inicia con la toma de conciencia (o conciencia fonológica) de que las palabras están formadas por sonidos y que las letras representan esos sonidos. Comprender y aprender el principio alfabético implica el conocimiento y dominio de las correspondencias fonema-grafema.

 

La lectura y la escritura de textos: los niños aprenden a escribir textos cuando dictan al docente

quien modela las estrategias de planificación, poner en palabras y revisar el texto y hace señalamientos explícitos sobre el uso del punto y de las mayúsculas. Se proponen también actividades de escritura espontánea y guiada.

Habilidades cognitivas: se proponen actividades específicas para desarrollar atención voluntaria y sostenida, memoria de trabajo, control inhibitorio, flexibilidad cognitiva y planificación.

Habilidades socioemocionales: se trata de que los niños incorporen a sus prácticas habituales, mediante el modelado, la reflexión e intercambio de experiencias, competencias como conciencia regulación y autonomía emocional, competencia social.